Qué tipos de hosting existen y cuál te conviene para tu sitio web

Índice de contenidos

Ya sea que estés decidido a emprender, o bien que tengas un negocio hace tiempo pero quieras darle presencia online, si estás aquí es porque deseas crear un sitio web para tu marca. Si estás familiarizado con el funcionamiento de una web y su estructura, dar el paso no te resultará muy complicado. Caso contrario, deberás informarte un poco antes de avanzar.

Asumiendo que ya tienes un nombre de marca -que utilizarás para el dominio de tu web- así como un plan de negocio sólido que te orientará en la creación de contenidos, pasemos al siguiente gran paso para tener tu sitio web de empresa: el hosting.

equipo planificando

¿Qué es el web hosting?

Verás, al web hosting también se le llama “alojamiento web”, y no en vano, ya que es el equivalente a “rentar” un espacio en el universo digital. De allí viene una de las metáforas más populares para explicar qué es el web hosting: si tú quisieras mudarte a otra ciudad deberías, necesariamente, encontrar un lugar donde vivir. Por intangible que sea el mundo web, sucede lo mismo: si quieres tener presencia digital debes adquirir un espacio para ello.

El web hosting es un servicio que aloja tu sitio web y lo mantiene funcionando las 24 horas. Cuando alguien ingresa a una página web, está en realidad accediendo a los servidores de un proveedor de hosting. Estos servidores almacenan todos los contenidos y los mantienen disponibles cada vez que un usuario lo solicita.

Ahora bien, volviendo a tu mudanza metafórica, quizás te mudes con apenas unas pocas pertenencias y te basta con rentar una habitación o, en cambio, puede que necesites espacio para tus muebles, tu vehículo y tus mascotas, y decides que lo mejor es una casa con jardín. Del mismo modo, hay distintos tipos de web hosting acordes a la necesidad de cada proyecto y al presupuesto con que se cuente: ya sea para un emprendimiento que recién comienza o para una gran empresa con un público consolidado.

Por eso, hazte las preguntas: ¿Quiero un sitio súper personalizado o algo más genérico? ¿Cuántas visitas espero recibir? ¿Qué funciones le voy a ofrecer a mis clientes en la web? ¿Tengo gran variedad de productos/servicios que requieren imágenes, vídeos y otros archivos multimedia, o sólo un par de productos/servicios estrella?

De las respuestas dependerá el tipo de hosting adecuado al momento de crear una página web.

Tipos de web hosting

Y ahora sí, sin más, hablemos de los tipos de web hosting que encontrarás en el mercado, para que descubras cuál te conviene para tu sitio web:

Alojamiento web gratuito

Notarás que algunas ofertas de alojamiento web se ofrecen como gratuitas. Esto equivaldría a que, una vez llegado a la ciudad de tu mudanza, vayas caminando por la calle y un desconocido te ofrezca hospedarte, ¡gratis! Puede sonar como una increíble noticia, pero no neguemos que es bastante sospechoso. Del mismo modo, tal vez un hosting gratuito sería útil si tu intención es crear un blog y publicar el contenido que creas como hobbie (yo misma tenía uno de Blogger donde publicaba poemas y otros escritos en mi adolescencia), pero si hablamos del sitio oficial de una marca con potencial de crecimiento, seguro que un hosting gratuito no cubrirá tus necesidades.

Tal como el extraño que te abre las puertas de su casa sin pedirte nada a cambio, con este tipo de alojamiento encontrarás muchas limitaciones,y es probable que te ofrezcan versiones pagas para ampliar las funcionalidades. Seguramente descubras que el servicio es poco personalizable y no te permite diseñar el sitio web que tenías en mente. Tampoco te ofrecerá soporte técnico cuando lo necesites y tendrás que aceptar toda la publicidad externa que quieran colocar en tu web, sin obtener rédito de ello.

Además, el tráfico que soportará es muy limitado, así como el ancho de banda y el espacio de disco. ¿Qué significa esto? Que tu sitio sólo podrá ser visitado por pocas personas y no podrás subir muchas imágenes ni videos. Además, tampoco tendrás total control sobre el nombre de dominio, es usual que la empresa que te aloja gratis coloque su marca en él. Ejemplo: www.nombredetumarca.nombrehostingfree.com

Si quieres hacer crecer tu empresa y mostrar profesionalismo, te conviene un buen alojamiento web de pago. Considéralo una inversión: te ofrecerá una innumerable cantidad de ventajas con respecto a uno gratuito. Además, hay opciones aptas para todos los bolsillos.

Pasemos, entonces, a la variedad disponible dentro del hosting pago:

Alojamiento web compartido

Este tipo de hosting ofrece espacio en un servidor, pero de forma compartida. Es decir, compartirás el espacio y los recursos disponibles con otros sitios web, lo que es más económico pero limita la cantidad de tráfico que soporta tu sitio. Tal vez has leído por ahí que esto es como compartir un piso con otras personas: divides el pago de la renta y los consumos, lo que es muy bueno, pero la división de la comida, los espacios y la invitación de terceros son asuntos delicados que podrían echarlo todo a perder.

Si uno de los roomies se excede, invita a muchos amigos y monta una fiesta, las actividades de los demás se verán afectadas. Peor aún, si no conoces a aquellos con los que vas a convivir (cosa que a menudo sucede cuando compras un plan de hosting compartido) puede suceder que tu compañero resulte muy problemático y esto impacte en tu reputación.

La gran ventaja del hosting compartido es el precio y la facilidad en la configuración. Como desventajas, los recursos, velocidad y disponibilidad de tu sitio son limitados y un problema con uno de los proyectos alojados puede afectar al resto (ejemplo, prácticas spam). Sin embargo, no descartes esta opción, es una de las más utilizadas en el mercado por una enorme cantidad de marcas pequeñas y medianas. Es recomendable si estás en las primeras fases de tu negocio, ya luego podrás aspirar a más y continuar creciendo. 

web hosting

Alojamiento Web Privado (VPS)

Este alojamiento divide un servidor en varias entidades virtuales separadas. De este modo, se le otorga a cada web un espacio independiente con potencia de procesamiento, RAM y espacio en disco que otros sitios web en ese servidor no pueden utilizar. Cada parte puede trabajar de forma individual e independiente y tendrá un mayor acceso al servidor, pudiendo configurarlo según sus necesidades.

En este caso, has decidido irte a un apartamento propio en un edificio. El espacio es tuyo, puedes decorarlo a tu modo, según tus gustos y requerimientos, pero sigues compartiendo el ascensor, la recepción y otros espacios comunes. ¿Las ventajas? mayor flexibilidad para personalizar tu proyecto, no lidias con los problemas que puedan tener otros sitios del mismo servidor y sigue siendo una opción más económica que el hosting dedicado, que veremos a continuación.

Este servicio tiene un costo mayor que el anterior, pero obtienes a cambio más rentabilidad, pues tu web podrá soportar mucho más tráfico y procesar más solicitudes de usuarios. Si tienes un negocio bien establecido y sabes que recibirás una buena cantidad de tráfico, un hosting de este tipo puede ser ideal.

Servidor Web Dedicado

Se trata de un servicio de alojamiento web en el que tendrás un servidor físico exclusivo para ti. Esta es una decisión por todo lo grande, de repente has llegado a la ciudad y has dicho ¡quiero una casa, y si es con jardín y piscina, mejor!

Es un servicio sumamente exclusivo para tu proyecto: tienes total acceso al hardware y software del servidor y puedes adaptarlo a las necesidades específicas de cada uno de tus clientes.

Por supuesto, se suele utilizar para webs muy grandes con un tráfico muy elevado -del orden de cientos de miles de visitas al mes- y es bastante costoso, aunque las marcas que utilizan este servicio normalmente pueden afrontarlo.

Cloud Hosting o hosting en la nube

Con este tipo de hosting, de más reciente inserción en el mercado, tu sitio web no estará alojado en un solo servidor, sino distribuido en varios servidores interconectados en la nube. Esta modalidad permite, por ejemplo, que si un servidor falla el resto pueda compensar esa pérdida de recursos.

Además, este servicio se adapta a tus necesidades en tiempo real: si un día tienes un inesperado pico de tráfico, el ancho de banda puede incrementarse automáticamente para soportarlo.El servicio de Neolo es un excelente ejemplo de ello.

Sería como tener un apartamento, pero también rentar un espacio de coworking y estar suscrito al gimnasio. Es decir, cuentas con múltiples puntos posibles donde satisfacer las necesidades de cada momento.

Como ventaja, el cloud hosting es aún más eficiente que el hosting dedicado y los recursos se adaptan estratégicamente a las necesidades del proyecto. Sin embargo, su gestión requiere conocimientos avanzados y su precio, claro está, es elevado. Es una solución indicada para proyectos grandes y empresas multinacionales.

Hosting especializado para aplicaciones

Por último, ten en cuenta que algunos proveedores de hosting ofrecen servidores pre-configurados y optimizados para ciertas aplicaciones, como Wordpress, Prestashop, Woocommerce, Magento, Moodle, etc. Esto facilita significativamente la instalación, configuración y diseño de tu sitio con todas las funcionalidades que necesitas. Además, te permite alcanzar el máximo rendimiento de la plataforma, aportando velocidad y seguridad.

Wordpress es el gestor de contenidos más utilizado a nivel mundial, por lo que los hosting específicos para dicho CMS son altamente demandados. Además, si quieres crear una tienda online es seguro que debes instalar Prestashop, Woocommerce, Magento o alguna similar. Si consigues un proveedor de hosting que te ofrezca un servicio personalizado para la aplicación que necesitas, celébralo, te ha ahorrado mucho tiempo y esfuerzo. Sería algo así como entrar a la casa que has rentado y ver que viene equipada con el mismo estilo de muebles y decoración que a ti te gusta (ya sea nórdico, minimalista, rústico o el de tu preferencia).

app hosting

Unas últimas sugerencias

Elegir un buen hosting es una decisión fundamental que te ayudará a que tu marca crezca y que tus clientes agradecerán. Te permitirá crear un sitio funcional a tus necesidades y ofrecer una buena experiencia al navegar en tu sitio web.

Si me permites una recomendación, Neolo es un proveedor de hosting con casi 20 años de trayectoria en el mercado, que ofrece todas las variedades de hosting que aquí te he mencionado, e incluso más, porque también brinda hosting para revendedores, hosting especializado de todo tipo y sus planes incluyen email hosting gratis, lo que se conoce como correo electrónico profesional -tunombre@tumarca.com-. Esto marca la diferencia en el nivel de seriedad y profesionalismo de las comunicaciones que establezcas con clientes reales y potenciales.

Además, tienen servidores ubicados estratégicamente en todo el mundo, otro punto clave ya que mientras más cerca esté el servidor del país donde creas tu web, más estabilidad y disponibilidad tendrá. No pierdas la oportunidad y conoce sus planes, seguro tienen uno hecho a medida para tu proyecto.

Si has llegado hasta aquí, ¡gracias! Espero que continúes tu recorrido online con una noción mucho más completa de lo que es el hosting, su funcionamiento y los tipos de web hosting que existen. ¡Muchos éxitos con tu sitio web! :)

Página de inicio Blog Herramientas Qué tipos de hosting existen y cuál te conviene para tu sitio web
También les gustará ...
Comience a utilizar JivoChat
¿Le gustó lo que leyó?
¡Regístrese y pruebe JivoChat usted mismo!
Es gratis y solo le tomará unos segundos instalarlo