Usabilidad: ¿qué considerar en tu sitio web?

22 de noviembre de 2023
Tiempo de lectura11 minutos
Sybele F.
Sybele F.
Content Manager

Cuando desarrollamos un sitio web, queremos que la gente disfrute navegando por él y vuelva a visitarlo en el futuro.

Pero, ¿qué hace que el usuario permanezca en tu web o la deje por la competencia?

Por supuesto, hay varios factores que influyen en si las personas permanecen en tu sitio web, pero uno de los más importantes es la usabilidad.

En este artículo, explicaremos cómo utilizar la usabilidad para desarrollar sitios web intuitivos y fáciles de navegar.

¿Qué es la usabilidad?

En términos generales, la usabilidad es una forma de medir qué tan fácil (o difícil) es para una persona usar un producto en determinado contexto.

Cuando el usuario se enfrenta a una interfaz, ya sea una aplicación, un sitio web o incluso un producto físico, es importante que sea capaz de utilizarla de forma fluida, intuitiva y sin ayuda externa.

Piensa en una situación en la que es muy complicado eliminar un simple correo electrónico de la aplicación de tu celular, o en un comercio electrónico de zapatillas donde no se pueden filtrar productos por marca, precio o talla.

Teniendo esto en cuenta, quizás sea común relacionar la usabilidad con el nivel de tecnología aplicada al producto. Pero en realidad este concepto está mucho más ligado al comportamiento de las personas/usuarios y cómo utilizan el producto, independientemente de la tecnología utilizada.

¿Cuál es la relación con el Diseño UX?

Cuando hablamos de usabilidad, es importante tener cuidado de no confundir este concepto con el Diseño UX.

De hecho, estas dos ideas están relacionadas, pero no son sinónimas.

La usabilidad es un componente dentro del Diseño UX que, a su vez, incluye varios otros elementos como la investigación, la satisfacción y los objetivos de los usuarios y de la empresa.

Por lo tanto, una aplicación o sitio web puede tener una usabilidad perfecta para sus usuarios, pero esto no significa necesariamente que la experiencia sea igualmente buena.

Volviendo al pequeño ejemplo de comercio electrónico zapatillas, una persona puede navegar fácilmente y realiza todos los filtros para buscar el producto que necesitas, de forma fácil e intuitiva. Esto representa la usabilidad del sitio web.

Sin embargo, si la tienda no incluye las principales marcas de zapatillas del mercado, la experiencia del usuario puede no ser la mejor y, al final del recorrido, la gente puede terminar frustrada y no realizar la compra que desea.

Pero esta preocupación no es nueva

Es bastante común asociar el tema de la usabilidad con las interfaces digitales y esta nueva era de la tecnología, con más interacciones, automatizaciones y facilidades.

Sin embargo, pensar en la facilidad de uso de los productos no es algo nuevo y esta cuestión se remonta a hace muchos años, a principios del siglo XX, a partir de la preocupación por la ergonomía.

El factor ergonomía fue importante durante las guerras mundiales, cuando las armas se adaptaron para poder ser ensambladas más fácilmente en la oscuridad, por los soldados o en la adaptación de cabinas para pilotos de aerolíneas.

En los años 90, la usabilidad abarcaba las cuestiones de percepción y de capacidad cognitiva y, en 1998, fue reconocida como estándar ISO para reconocer la facilidad, eficiencia y satisfacción del usuario al utilizar un producto en particular.

Con el avance de lo digital, era cuestión de tiempo que la usabilidad fuera parte del proceso de desarrollo de esta nueva categoría de productos.

Usabilidad web

¿Por qué es importante la usabilidad?

En el mundo digital, la usabilidad de una web es fundamental por una razón muy sencilla: la supervivencia.

En una simple búsqueda en Google, ¿cuántos sitios que venden zapatillas puedes encontrar? ¿Cientos? ¿Miles?

Por cuenta de eso, si el usuario tiene dificultades para utilizar tu sitio web, en unos segundos pasará a la competencia. No hay espacio para que el usuario lea un manual para navegar por su sitio web. Es simple: si es difícil, la gente se va.

En este sentido, el Grupo Nielsen Norman (NN/g) — referencia en Diseño UX — define los 5 componentes fundamentales de la usabilidad:

Aprendizaje

Está relacionado con la facilidad que le resulta al usuario aprender tareas básicas cuando accede por primera vez al sitio web.

Eficiencia

Está relacionado con la velocidad con la que el usuario realiza las tareas luego de aprender.

Memoria

Relacionado con la facilidad del usuario para recordar cómo utilizar su sitio web después de un periodo de tiempo sin acceder al mismo.

Errores 

Cuántos errores comete el usuario al navegar por su sitio web, qué tan graves son y con qué facilidad pueden subsanarse.

Satisfacción

Lo placentero que es utilizar su sitio web.

Al prestar atención a estos componentes, aumentan las posibilidades de desarrollar un sitio web con buena usabilidad.

Pero recuerda: la usabilidad no es la única responsable del éxito de su interfaz. Este es sólo uno de los elementos que componen el Diseño UX. Por lo tanto, la usabilidad debe estar alineada con otros elementos diversos, como utilidad, por ejemplo.

Por muy fácil de usar que sea la interfaz, si no es útil, el usuario abandonará tu sitio web.

Pruebas de usabilidad: analizando tu sitio web

Habiendo ya explicado la importancia de la usabilidad, la siguiente pregunta que nos hacemos es: "¿Cómo podemos analizar la usabilidad de un sitio web/interfaz?"

Y la respuesta no podría ser más sencilla: ¡llevar a cabo pruebas de usabilidad!

Las pruebas de usabilidad son una herramienta en la que, básicamente, el sitio web (u otra interfaz) se presenta a un usuario para que complete una serie de tareas predeterminadas. El propósito de la prueba es analizar y comprobar posibles errores de usabilidad y oportunidades de mejora.

En un principio puede parecer que las pruebas de usabilidad sólo deberían aplicarse cuando el sitio web esté listo. Pero no se deje engañar.

En verdad, las pruebas de usabilidad deben realizarse varias veces durante el desarrollo del producto. De esta manera, los errores se observan de antemano, por lo que también se pueden corregir con antelación.

Si decide realizar la prueba una vez al final del desarrollo, la lista de cambios puede ser muy larga y esto puede alterar el cronograma de todo el proyecto y el lanzamiento del producto.

Además, es importante resaltar que la prueba de usabilidad es diferente de las entrevistas a los usuarios. Aunque ambas técnicas recopilan información importante, sus objetivos son muy diferentes.

La entrevista con los usuarios se preocupa por comprender sus necesidades y los contextos en los que utilizan el producto.

¿Cuáles son los tipos de pruebas de usabilidad?

Hay diferentes formas de aplicar una prueba de usabilidad; y que dependerá de los objetivos y contexto del proyecto.

Moderado o no moderado

Una prueba moderada es aquella que es administrada por un especialista, ya sea un investigador o un diseñador UX.

La función de este especialista es realizar la prueba, formular preguntas y acompañar al usuario.

Por otro lado, la prueba no moderada es aquella que no tiene un especialista para su conducción. El usuario recibe un script con las tareas que debe realizar y, sin ayuda, intenta realizarlas.

Remoto o Presencial

Como sugiere el nombre, las pruebas remotas se realizan a distancia. En estos casos, el moderador y el usuario se encuentran en ubicaciones físicas diferentes.

La prueba presencial es la que se aplica en el en persona; el moderador y el usuario están en el mismo entorno.

Cualitativo o Cuantitativo

Otra elección de prueba que se debe hacer es la relativa a la que será analizado. Por lo tanto, debemos decidir entre pruebas cualitativas o cuantitativas.

Los exámenes cualitativos analizarán especialmente el comportamiento de los usuarios durante su viaje, navegando por el sitio web.

Los exámenes cuantitativos van a recopilar y analizar información como el tiempo para completar la tarea y tasa de éxito o fracaso.

¿Qué esperar de las pruebas de usabilidad?

Las pruebas de usabilidad le proporcionarán información para analizar si tu sitio web es fácil de navegar o no.

Además, la prueba puede ayudarte a:

  • Validar su producto/prototipo;
  • Entender si cumple con las expectativas de los usuarios y de la propia empresa;
  • Complementar otros pasos de la investigación con información relevante;
  • Identificar errores antes del lanzamiento del producto;
  • Mejorar la empatía con el usuario.

Por lo tanto, las pruebas de usabilidad no son sólo una buena técnica para aplicar a un proyecto. Es prácticamente fundamental e imprescindible para que puedas tener más posibilidades de éxito con tu sitio web, producto o interfaz.

¿Cómo mejorar la usabilidad de tu sitio web?

Existen algunos elementos/principios básicos para que empieces a trabajar con la usabilidad en tu sitio web. Son ellos:

  • Disponibilidad y Rendimiento
  • Claridad
  • Relevancia y Credibilidad
  • Sensibilidad
  • Facilidad de aprendizaje

Usabilidad web UX

Disponibilidad y rendimiento

La cuestión de la disponibilidad es fundamental. Este elemento básicamente significa que, en primer lugar, tu sitio web debe estar disponible para los usuarios.

La disponibilidad en este caso significa que tu sitio web no debe contener enlaces rotos, que imposibilitan al usuario acceder a algún contenido.

O, en su caso, que las páginas en mantenimiento estén debidamente señalizadas para no romper las expectativas del usuario que intenta acceder a ellas.

Aún en este tema, es importante hablar de la actuación de la página. Nos hemos acostumbrado a tener un acceso muy rápido a la información, por lo que la velocidad de navegación de tu sitio web debe estar acorde a la tolerancia del usuario.

Las páginas y sitios web que tardan mucho en cargarse acaban frustrando al usuario y la posibilidad de que abandone la navegación se vuelve muy alta.

Por lo tanto, preocúpate por alojar tu sitio web en un servidor que permita alta performance y optimizar tu contenido para que no haya ralentización durante la navegación.

Claridad

La claridad es uno de los elementos más importantes de la usabilidad y no puedes dejar de tenerlo en cuenta en los diseños de tu interfaz.

Cualquiera que visite tu sitio web tiene un objetivo y necesita alcanzarlo de una forma práctica y rápida.

Todo usuario, al acceder al sitio web, debe comprender rápidamente cómo utilizarlo y navegar en él. Comprender cómo funcionan las interacciones, los elementos y lo que pueden y no pueden hacer.

En este sentido, la claridad de un sitio web debe tener en cuenta algunos aspectos clave:

  • Sencillez: no utilices elementos que puedan distraer el viaje del usuario, mantén todo lo más simple y eficiente posible;
  • Familiaridad: no utilizar elementos o interacciones a los que el usuario no esté acostumbrado o con los que sea difícil interactuar;
  • Estandarización: utiliza los mismos colores, los mismos botones y la misma tipografía en todo tu sitio web, esto reduce la carga cognitiva del usuario y mejora la usabilidad;
  • Jerarquía visual: organiza tu contenido de manera que guíe el viaje y la navegación del usuario, priorizando lo más importante;
  • Feedback: proporcionar comentarios (positivos o negativos) que informan al usuario si tu acción fue exitosa o no.

Relevancia y credibilidad

La relevancia tiene que ver con la calidad del contenido. ¿Se satisfacen las necesidades de los usuarios a través de tu sitio web?

Si bien la interfaz tiene varios elementos que ayudan a tu usabilidad, si el sitio no es relevante, los usuarios no permanecerán allí. Por lo tanto, fíjate en lo que tu producto ofrece y conoce muy bien a tu usuario.

Además, es importante construir la credibilidad de tu marca.

Los usuarios deben confiar en tu producto, tu interfaz o tu sitio web. En ese sentido, identificar la empresa, el producto, la historia de la marca y todo lo relevante para generar confianza, credibilidad y autoridad en el tema.

De esta forma, los usuarios tendrán la tranquilidad de confiar en tu producto para resolver sus necesidades.

Responsive

El diseño responsive también está relacionado con la disponibilidad.

Tu sitio web debe poder admitir diferentes tamaños de pantalla, ya sea en teléfonos móviles, tabletas o computadoras de escritorio.

Facilidad de aprendizaje

El usuario debe poder aprender a utilizar tu sitio web rápidamente y sin ayuda de tutoriales.

Para lograrlo, el secreto está en desarrollar interfaces intuitivas, simples y bien estructuradas.

Lo importante, además de mejorar la navegación del usuario, es recordar rápidamente cómo utilizar tu sitio web aunque lleves tiempo sin visitarlo.

Consejos adicionales para mejorar la usabilidad de su sitio web

Además de los elementos básicos enumerados anteriormente, es importante que también conozcas otros conceptos que ayuden a mejorar la usabilidad de tu sitio web, como por ejemplo:

  • Los 7 principios de la Gestalt
  • Las leyes de experiencia de usuario
  • Heurísticas de Nielsen
  • Viaje del usuario

Siempre se deben estudiar los conocimientos sobre usabilidad, existen muchas técnicas y conceptos.

Usabilidad y accesibilidad

Como tema final de este artículo, es importante resaltar la relación entre usabilidad y accesibilidad.

Pensar en accesibilidad web es democratizar el acceso a productos e interfaces digitales.

En este sentido, es fundamental que tu sitio web sea accesible para que los usuarios con discapacidad también puedan navegar sin problemas.

Por eso, ten siempre presente:

  • Contraste, color y tamaño de fuente;
  • Inclusión de subtítulos para vídeos;
  • Atajos de teclado y posibilidad de ajustes personalizados.

La accesibilidad es un factor importante para garantizar la usabilidad para un mayor número de personas, así que asegúrate de desarrollar tu sitio web con elementos más accesibles.

¿Has entendido cómo aplicar la usabilidad?

La usabilidad es una característica esencial en el desarrollo de interfaces, ya que permite utilizar la aplicación de forma sencilla, intuitiva y eficiente. Es una forma de garantizar la calidad del sistema a través de una serie de recursos que facilitan su uso por parte del usuario y aumentan su satisfacción.

Compartir este artículo
¿Le gustó lo que leyó?
¡Regístrese y pruebe JivoChat usted mismo!
Es gratis y solo le tomará unos segundos instalarlo