¿Qué es SEO y cómo hacerlo? [Guía completa]

11 de agosto de 2022
Tiempo de lectura11 minutos
Sybele F.
Sybele F.
Content Manager

Hoy en día, para quienes trabajan y tienen contacto con el entorno digital como fuente de ingresos, saber qué es el SEO es sumamente importante. Sobre todo, si tu objetivo es crear un blog o trabajar con otras estrategias de marketing de contenidos, es fundamental.

Es decir, Google actúa como un punto central para la información distribuida en Internet. De esta forma, garantizar que las páginas estén bien posicionadas en las búsquedas puede marcar la diferencia.

Sin embargo, sabemos que no todos los aspectos y técnicas relacionados con el SEO son siempre obvios. Por eso, en este contenido vamos a abordar lo que necesitas saber si aún tienes dudas al respecto de cómo funciona y cómo aplicarlo a tu negocio digital.

¿Qué es SEO?

SEO significa Search Engine Optimization que, traducido al español, significa optimización para los motores de búsqueda. Se trata de un conjunto de técnicas y prácticas que tienen como objetivo que Google, Yahoo, Bing y otros motores de búsqueda reconozcan tu contenido y lo posicionen lo mejor posible en las páginas de resultados.

Google utiliza diferentes factores para evaluar el contenido de una página, ya sea una página de un producto de comercio electrónico, un artículo en un blog o incluso un video en YouTube, que es una de las subsidiarias de la empresa.

Como puedes imaginar, posicionarse en la primera página de resultados requiere mucho trabajo y puede ser un reto, pero eso no significa que sea imposible. Usando técnicas de SEO correctamente y creando contenido de alta calidad, que realmente aporte valor a tu audiencia, es posible llegar allí.

Y por supuesto, el tráfico orgánico es la principal razón por la que una empresa quiere posicionarse bien en los buscadores.

Tráfico orgánico vs tráfico de pago

Para que entiendas la diferencia, el tráfico orgánico se refiere a los visitantes que hacen clic en los enlaces y son direccionados a tu página a través de búsquedas en motores de búsqueda, redes sociales o incluso a través del intercambio de contenido por parte de tus propios contactos.

Forma parte del Inbound Marketing y se diferencia del tráfico de pago en que no implica una interferencia directa. Por ejemplo, es el caso de los anuncios en redes sociales o en el propio Google, las campañas de email marketing, entre otras estrategias para generar visitas.

Sin embargo, esto no significa que el tráfico orgánico o SEO sea gratuito o libre de costos. Al final, se necesita tiempo para poner en práctica y alcanzar los resultados esperados a través de esta estrategia.

Imagen vectorizada de factores de SEO On Page

Factores del SEO On Page

Al saber qué es la optimización para los motores de búsqueda, es importante comprender que, generalmente, se segmenta en dos conjuntos de factores. Uno son las optimizaciones en la página, realizadas dentro de la misma y, el otro, las optimizaciones fuera de la página, que implica trabajar fuera de ella. 

Empezando por el On Page, es donde te aseguras de que tanto la parte técnica como el contenido de la página estén optimizados para herramientas como Google. Para eso, el buscador tiene en cuenta un enorme abanico de factores, como por ejemplo:

Palabra clave

Hoy en día, Google funciona mediante un sistema de análisis semántico del contenido de una página. Es decir, ya no es posible simplemente rellenar un texto con la misma palabra clave para obligar a la herramienta a clasificarlo en la mejor posición.

En cambio, el motor de búsqueda ya entiende los sinónimos. Y también es capaz de considerar el contexto para ver si el uso de la palabra clave se produce de forma natural o se fuerza en el texto para intentar engañar al motor. Este acto es conocido como acciones Blackhat.

Calidad y tamaño del contenido

Las páginas pequeñas o las páginas con pocas palabras tienen menos probabilidades de clasificarse bien en el motor de búsqueda. De hecho, según Yoast, un texto de calidad y que se clasifica en las primeras páginas de Google tiene como mínimo 1000 palabras.

Título interno, título SEO y meta descripción

El título de tu contenido también es muy importante. Debe contener la palabra clave de enfoque y también debe captar la atención del lector respetando un límite de caracteres.

Vale la pena mencionar que el título interno, como el que aparece en tu propio blog, no está atado al límite. Para garantizar que todo el contenido del título sea visible en una búsqueda de Google, el título de SEO no puede exceder los 55 caracteres, incluidos los espacios.

La meta descripción, por otro lado, sirve para presentar brevemente al usuario el contenido del contenido y de qué se trata. Este atributo se ve inmediatamente debajo del título de SEO en las páginas de resultados del motor de búsqueda. Funcionan como escaparate de tu página.

Jerarquía de títulos

Se configuran los títulos según su importancia en el texto. En este artículo, por ejemplo, veamos el principio de su estructura:

  • H1:"¿Qué es SEO y cómo hacerlo? [Guía completa]"
    • H2: ¿Qué es SEO?
    • H2: Tráfico orgánico vs tráfico de pago
    • H2: Factores del SEO On Page
      • H3: Palabra clave
      • H3: Calidad y tamaño del contenido
      • H3: Título interno, título SEO y meta descripción

URL amigable y seguridad

Otro factor importante es que la URL del contenido también contenga la palabra clave en cuestión y no solo se muestre en códigos. Considera el siguiente ejemplo:

Un artículo con la URL blog.es/marketing/que-es-seo.html es mucho más probable que se clasifique mejor en comparación con un artículo con una URL codificada como blog.es/categoria1/dQw4w9WgXcQ.html

Además, es imprescindible que tu página ofrezca un certificado de seguridad SSL. Hace que tu dominio presente el prefijo "https", donde la "s" representa una página segura y les da confianza a los usuarios. Para eso, servicios como Hostgator pueden ayudarte a garantizar la seguridad de tu sitio web, por ejemplo.

Imágenes optimizadas y trazables

Además del contenido de texto, es importante comprimir las imágenes utilizadas para reducir su tamaño en bits. Esto se debe a que las imágenes grandes pueden resultar en un mayor tiempo de carga de la página y esto es penalizado por Google, pues perjudica la experiencia del usuario.

Y eso no es todo, a día de hoy ya existen varios lectores de pantalla hechos para ayudar a las personas con discapacidad visual. Por contribuir con la accesibilidad web, Google considera que la descripción de tu imagen es sumamente importante. Esto se hace a través del atributo de texto alternativo en HTML (o alt text), que sirve para describir el contenido de la imagen.

Finalmente, no nombres tus archivos de imagen con códigos. En su lugar, utiliza nombres que también se refieran al contenido que se muestra.

Tiempo de carga y compatibilidad móvil

Como mencionamos anteriormente cuando hablamos de comprimir imágenes, el tiempo de carga de la página también es fundamental para la clasificación en Google. Esto se debe a que el motor de búsqueda prioriza los sitios web más rápidos.

Otro factor importante es la capacidad de respuesta del diseño de la página. Es decir, qué tan bien se adapta a la pantalla de un teléfono inteligente, tableta o ordenador, por ejemplo. Se trata del diseño responsive. Es por eso que generalmente obtenemos diferentes vistas en los navegadores de escritorio y móviles cuando accedemos a la misma página.

Sitemaps

Cuanto más clara esté estructurada tu página web, más fácil será para los buscadores entenderla e indexarla en los motores de búsqueda. Esto porque cuánto más bien estructurado, mejor la experiencia de usuario.

Un sitemap es un archivo o documento de texto diseñado para facilitar el proceso de indexación de páginas en buscadores. De esta forma, Google, por ejemplo, identifica las páginas que debe rastrear y cuales son las más importantes.

Enlaces internos

Por último, los enlaces internos también tienen un gran peso y deben tenerse en cuenta a la hora de trabajar en SEO.

Todos estos son enlaces en tu contenido que conducen a otras páginas dentro del mismo dominio. Por ejemplo, se direccionan a otros artículos dentro de tu blog o a otros productos en tu comercio electrónico. 

Y también pueden direccionar a otros dominios relacionados, como apuntar a la fuente de una búsqueda, mencionando en un artículo, por ejemplo.

Sin embargo, es importante no exagerar para mantener una buena relación código-texto. De esta forma, muestras al Google que tu objetivo con los enlaces no es alejar al visitante de tu contenido a toda costa, sino complementarlo.

Imagen vectorizada representando factores de SEO

Fatores Off Page

Los factores Off Page son aquellos relacionados con cómo se comporta tu página en relación a otros contenidos y sitios web disponibles en internet. Entiéndelo mejor.

Este es un punto extremadamente importante durante el SEO. Sirve para mostrar a los motores de búsqueda que tu página tiene la calidad suficiente para ser indicada por otros sitios web, especialmente aquellos que trabajan en el mismo nicho o llegan a la misma audiencia.

Esto se hace mediante la creación de backlinks, también conocidos como Link Building.  Esencialmente funcionan como una referencia. De esta forma, Google entiende que cuántas más páginas importantes indiquen (enlacen a) tu contenido, mejor será.

Localización

Google es capaz de distinguir las búsquedas relacionadas con la ubicación. Por eso, si este es el caso de tu negocio y tus páginas, es importante asegurarte de que su herramienta, Google My Business, pueda identificar rápidamente de dónde está tu negocio y en qué área sirve. Así como también aparecerá en Google Maps.

Por supuesto, este no es el caso de las personas que trabajan con infoproductos o bienes digitales, pero ciertamente impacta el mercado de negocios digitales locales, como tiendas físicas o virtuales que no atienden a todo el país, restaurantes, entre otros.

Impacto en redes sociales

Por último, otro factor a tener en cuenta a la hora de optimizar para buscadores es el impacto de cada contenido en las redes sociales.

En este escenario, Google es capaz de identificar cuántas veces se ha compartido un sitio web en redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram, YouTube, entre otras.

De la misma manera que cuando construyes backlinks, utiliza estos datos para identificar que la página es realmente útil para los usuarios que buscan contenido relacionado con una determinada palabra clave.

¿Cómo hacer SEO?

Ahora que ya sabes qué es el SEO y cuáles son los principales factores que considera Google a la hora de posicionar tu contenido en las páginas de resultados, es posible que tengas dudas sobre cómo empezar a aplicar el posicionamiento en buscadores en tu propia web.

El primer paso será identificar exactamente todos los aspectos mencionados anteriormente y asegurarte de que los factores On Page estén alineados de acuerdo con las mejores prácticas.

Si todo va bien en este sentido, es hora de impulsar tus estrategias de marketing digital para construir backlinks y generar autoridad para tu negocio.

Esto se puede hacer de muchas maneras. Por ejemplo, a través de marketing de contenidos, de asociaciones y producción de publicaciones de invitados para otros blogs (conocidos como guest posts), publicaciones en redes sociales o incluso creando videos en YouTube que redirigen a los usuarios a tus páginas.

También es importante considerar que esta estrategia lleva tiempo. Además, no olvides que todos tus competidores también están tratando de optimizar sus propias páginas y aparecer por encima de las tuyas. Esto no significa que el SEO esté muerto, sino que requiere compromiso y un trabajo constante.

Herramientas para SEO

Recuerda, el SEO requiere un buen trabajo de investigación de palabras clave y una comprensión de quién es tu público objetivo y cómo estas personas realizan sus búsquedas en herramientas como Google, Bing, Yahoo, entre otros buscadores.

Por eso, a día de hoy ya existen varias herramientas que te pueden ayudar durante este proceso. Aquí tienes algunas de ellas:

SEMrush

En primer lugar, SEMrush es una plataforma diseñada para impulsar tus resultados a través del SEO. Con él, podrás rastrear tus backlinks y enlaces internos, identificar nuevas palabras clave para trabajar en tus páginas y dirigir tus estrategias de marketing digital de acuerdo con las tendencias del mercado.

Dentro de la plataforma de anuncios de Google hay una función llamada "planificador de palabras clave". Con él, puedes realizar una investigación de palabras clave o descubrir nuevas palabras clave que tengan sentido para tu negocio, de acuerdo con tus páginas, competidores y segmentación de mercado.

Para eso, necesitarás crear tu cuenta de Google Ads y configurarla junto con tu propio sitio web, ya sea corporativo, blog, tienda virtual, etc.

Ahrefs

Al igual que SEMrush, Ahrefs también es una plataforma de SEO que facilita e impulsa las estrategias de marketing digital. En él, también es posible identificar nuevas palabras clave, descubrir cuáles son tus mejores páginas y monitorear tu clasificación en SERPs (Search Engine Result Pages, o página de resultados del motor de búsqueda).

Ilustración de análisis de SEO

¿Has aprendido qué es SEO?

Esperamos que este contenido te haya ayudado a comprender más sobre el tema y comenzar a dar los primeros pasos para que tus páginas comiencen a posicionarse mejor en Google.

Finalmente, recuerda que el tiempo que los usuarios pasan en una página también es relevante para el algoritmo de Google. Entonces, si tienes tu propia tienda en línea, no olvides que una de las principales razones por las que los usuarios abandonan tu página es por preguntas sobre productos.

Para aumentar tus posibilidades de retención de clientes, considera instalar un chat en línea como JivoChat, para contestar preguntas directamente desde tu dominio, manteniendo a los visitantes y aumentando tus posibilidades de conversión a través de invitaciones proactivas.

Compartir este artículo
¿Le gustó lo que leyó?
¡Regístrese y pruebe JivoChat usted mismo!
Es gratis y solo le tomará unos segundos instalarlo