Tasa de rebote: qué es y por qué es importante

Índice de contenidos

Una tasa de rebote alta es una señal de que algo no funciona: el contenido del sitio web o el alcance de la audiencia.

La tasa de rebote es el mayor enemigo de uno de los principales objetivos de quienes trabajamos con el público: convertir a estas personas en clientes (ya sea para comprar tu producto o contratar tu servicio).

Cuando la mayoría de los usuarios te abandonan, es hora de activar una alerta y buscar estrategias. Con suerte, a lo largo de este artículo, aprenderá todo sobre el tema mientras aprende algunas formas fáciles y efectivas de reducir la tasa de rebote que ve en Google Analytics.

¿Qué es la tasa de rebote?

La tasa de rebote corresponde al porcentaje de usuarios que accedieron a tu sitio, pero decidieron irse sin explorar más el contenido o ingresar a una segunda página.

Tasa de rebote de Google Analytics

En otras palabras, indica el porcentaje de personas que visitaron tu sitio web pero se fueron sin hacer ningún clic o acción. Por ejemplo, si 100 personas visitaron tu sitio web, pero 30 de ellas no hicieron clic en ningún enlace interno, no hicieron clic en ninguna imagen, no accedieron al menú y no hicieron clic en ningún botón, la tasa de rebote es 30%.

La tasa de rebote actúa como una métrica para tus estrategias y planificación comercial. Habla sobre la participación de la audiencia, el atractivo del sitio, el potencial de cambios, la clasificación del sitio en los términos de búsqueda y mucho más.

Dado que tu clasificación de búsqueda es uno de los elementos más importantes, especialmente hoy en día con la relevancia de los algoritmos de aprendizaje automático, es natural que busques optimizar esta métrica.

¿Cuál es la tasa de rebote ideal?

Siempre habrá un porcentaje del público que rechazará tu sitio web, especialmente si creas campañas agresivas en Google, Facebook e Instagram. Y, por eso mismo, la pregunta “¿Cuál es la tasa de rebote ideal?” involucra varios factores.

En general, y que quede claro que es muy general, podemos utilizar los siguientes valores:

  • Tasa de rebote >= 80 %:
  • Tasa de rebote muy mala entre 80 % y 80 %:
  • Tasa de rebote mala entre 50 % y 70 %: promedio
  • Porcentaje de rebote entre el 30% y el 50%: bueno
  • Porcentaje de rebote inferior al 30%: muy bueno

Estos números dependen de muchos factores. Muchos factores de hecho. Por ejemplo, si tu sitio web solo tiene tráfico orgánico y no realiza ninguna investigación, consideraría cualquier tasa de rebote superior al 30% como algo malo, porque incluso las personas que provienen de enlaces de otros sitios web o de la propia búsqueda de Google. Esto debería ser algo sumamente preciso – estás teniendo una baja aceptación y las personas que ingresan y no interactúan con tu sitio web.

Si tienes campañas de venta con grandes inversiones y estás en una fase de expansión y tienes una tasa de rebote del 50% diría que tu tasa de rebote es excelente – porque es gente que probablemente nunca haya oído hablar de ti y aun así una gran parte está interactuando con tu sitio web.

¿Qué se considera una buena tasa de rebote?

Para saber si su tasa de rebote es aceptable, debes considerar el propósito y los objetivos establecidos para tu estrategia de marketing, tu nicho de mercado y el canal utilizado.

Mientras que algunos viajes de compra son más largos y las marcas necesitan crear un camino más complejo para llegar a la meta, otros solo tienen una acción específica para llegar al objetivo y, en este caso, la tasa de rebote suele ser menos relevante.

Por ejemplo, si tienes contenido en tu sitio web destinado a sesiones de página y en él invitas a los visitantes a hacer clic en enlaces externos (contacto vía WhatsApp), la tasa de rebote también puede ser un indicador positivo en tu estrategia.

Consulta la lista de tasas de rechazo para los principales mercados publicada por Google:

  • 10-30%: sitios de servicio
  • 20-40%: sitios minoristas
  • 40-60%: sitios de contenido
  • 30-50%: sitios de generación de prospectos
  • 70-90%: landing pages corporativas
  • 70-98%: blogs

Imagen vectorizada de una mujer mirando a un gráfico

¿Cuál es la diferencia entre la tasa de rebote y la tasa de salida?

Mientras que la tasa de rebote muestra cuando un usuario ingresa a tu sitio y lo abandona sin realizar ningún tipo de interacción, la tasa de salida muestra cuando una persona sale de una determinada página, pero antes, realiza alguna interacción en el sitio.

Para hacerlo más fácil, recuerda que la tasa de rebote está relacionada con la página de entrada del usuario y la tasa de salida está relacionada con la última página visitada.

CTR vs Tasa de Rebote

Es necesario abrir un pequeño paréntesis para mencionar el CTR porque éste y la tasa de rebote son conceptos complementarios y muchas veces se confunden.

CTR es el acrónimo de click-through rate. Básicamente es el porcentaje de veces que, después de mostrar un enlace, se hace clic en él. Por ejemplo, si un enlace se muestra 100 veces y tiene 3 clics, decimos que el CTR de ese enlace es del 3%.

El CTR generalmente se usa para medir anuncios y resultados orgánicos en las búsquedas de Google.

Sin embargo, en realidad puede calcular el CTR de los enlaces y botones en tus páginas, y esto influye completamente en tu tasa de rebote.

Diferentes formas de lidiar con las tasas de rebote

Las tasas de rebote que no son satisfactorias pueden ser causadas por varios factores.

  • Velocidad: imagina que un sitio web tarda mucho en aparecer y el cliente lo abandona incluso antes de que termine de abrir. Estoy seguro de que tú mismo lo has hecho varias veces
  • Navegación: diseño débil, diseño desagradable o mala usabilidad. La persona no puede encontrar lo que está buscando y por eso se frustra y abandona el sitio web
  • CTA: falta de llamada a la acción o CTA confuso y/o ambiguo. A la persona incluso le puede gustar lo que ve, pero no puede decidir el siguiente paso.

Cómo afectan los objetivos a la tasa de rebote

Ya mencionamos que el tipo de sitio y los objetivos comerciales también definen si el valor de la tasa de visitas es positivo o negativo, ¿no? Esta es también la razón por la cual las tasas pueden y deben leerse e interpretarse de diferentes maneras.

Por ejemplo, la tasa de rebote en una página de “contacto” no requiere acceso a otras páginas para el usuario. Solo tiene un interés, que sería una forma de contactar al equipo, por lo que esa necesidad ya está cubierta en esta página.

Lo mismo ocurre con los lectores de blogs que, con un solo acceso, obtienen la información que necesitan leyendo el texto completo. Todavía hay compromiso, el usuario simplemente no hizo clic en ningún enlace.

Pensando en casos como estos, incluso si aumentan la tasa de rebote de su sitio, aún es posible obtener una lectura más positiva. Pero, obviamente, no todo es color de rosa. Esto depende del tipo de contenido que ofrece, el formato del contenido y la acción que espera y solicita el usuario.

En otras palabras, si la estrategia de tu empresa es lograr que las personas accedan más allá de la página de inicio, su búsqueda aún debe tener una tasa de rebote baja. Para comprobarlo, puedes acceder a Google Analytics, introducir tus datos y los datos de la página de destino.

Y si ese es el caso, sigue y presta atención al tema a continuación con los consejos que hemos seleccionado para que bajes esta tarifa.

¿Cómo reducir tu tasa de rebote?

¿Sería o no un gran sueño hacer de tu sitio web un espacio positivamente llamativo, ligeramente adictivo y prácticamente irresistible? Pocos responderían que no. Le hemos traído algunas formas de hacer que sea cada vez más difícil rechazar su contenido. ¡Verificar!

Ofrece una experiencia de usuario buena y completa

Cuando vamos a reportar una experiencia, siempre analizamos el conjunto. Esto significa que lo que realmente importa es la sensación general que obtienes. Al acceder a tu sitio, el usuario se preocupa por los detalles e interactúa con todo. El sitio debe brindar una buena experiencia en términos de facilidad de uso y cuán agradable es navegar allí.

Por lo tanto, crea un sitio web usable con una identidad visual alineada en todas las plataformas. Después de eso, analiza cómo se comportan los usuarios y qué respuesta obtienen en función de estos factores.

Optimiza el tiempo de carga de la página

A veces, la tasa de rebote no tiene que ver con el contenido del sitio, sino con la dificultad de interactuar con la página. Hablamos de páginas web que tardan milenios en cargarse.

En números, hay una reducción del 8% en el compromiso de las páginas que cargan lentamente, que es una de las principales razones del abandono del carrito de compras. Por lo tanto, no tiene sentido tener contenido maravilloso si los usuarios no obtienen la mejor interacción con ellos (o incluso la mínima que podrían leer o ver).

Dado que este es un factor esencial, invierta en la optimización de la página y asegúrate de que los visitantes de la página puedan verlos de manera oportuna.

Un consejo aquí es usar Page Speed ​​Insights de Google o GT Metrix para averiguar exactamente cómo mejorar el tiempo de tu sitio web y, por lo tanto, reducir la tasa de rebote de tu sitio web.

Haz que la llamada a la acción (CTA) sea clara y optimizada

Ya debes saber que la primera impresión es la que perdura, ¿verdad? Esto no es un mero dicho. La mayoría de los visitantes deciden si permanecer o no en la página en los primeros segundos.

Por lo tanto, estos usuarios necesitan engancharse y nada capta más que una zona optimizada que sufre precisamente de ello. Tu producto, servicio y llamada a la acción (CTA o call to action) deben estar claramente definidos y visibles.

Y recuerda que esto no significa que tenga que ser exagerado y extravagante. Trate de mantener la situación clara, positivamente impactante y, sobre todo, honesta. Asegúrate de no convertir clientes basándose en mentiras.

Usa del contenido en formato de video

Los videos son excelentes en términos de participación. Son atractivos, poderosos, atractivos y, a veces, más eficientes que los textos y las imágenes.

La mayoría de las características están a favor de los videos. Al fin y al cabo, puedes usar todo en ellos como música, narración, colores u otras herramientas de persuasión.

La herramienta es un verdadero éxito. Es imposible, por ejemplo, cuestionar la magnitud de el alcance de tantos “youtubers”.

Haz que tu contenido sea más accesible

Contenidos con un lenguaje o tamaños inadecuados no solo es desalentador, sino que también es un factor que hace que muchos visitantes desistan del acceso.

Trata de que tu contenido sea acogedor y no intimidante. Esto hará que sea más accesible y más agradable para el lector. La respuesta a esto en la tasa de rebote suele ser prácticamente inmediata.

Opta por el más limpio para que el usuario pueda entender claramente lo que estás ofreciendo. La confusión, incluso si es solo visual, es lo último que busca un lector.

Es obvio que el lenguaje depende mucho de tu público, debes ser formal para un público formal e irónico para un público al que le guste la ironía. Estudia bien a tu buyer persona.

Imagen vectorizada de un ordenador con un gráfico e íconos de internet, como hashtag

Da voz a los clientes

Quizás el usuario no esté tan convencido de comprar tu producto/servicio, por lo que encontrar testimonios de otros clientes puede marcar la diferencia. Los testimonios son citas aisladas de clientes que han usado tu producto.

Estas pequeñas declaraciones son como historias de éxito, realizadas con elementos reales de narración y de intercambio de experiencias personales, lo que crea una identificación entre los usuarios y la marca.

Tómatelo con calma con los widgets y las promociones de la barra lateral

El uso de los widgets y las promociones de la barra lateral vale mucho la pena, pero es necesario moderarse, ya que pueden ser abrumadores.

Por supuesto, creas un sitio web que busca principalmente ofrecer contenido. Pero llenar los márgenes digitales con widgets, anuncios, ventas flash, premios y cosas por el estilo nunca será interesante.

El desorden visual dificulta el flujo de la página, que es el extremo opuesto de mantener un sitio optimizado. Entonces, nuevamente, sabe que esto solo va a abrumar al usuario.

La idea no es que renuncies a hacer tu oferta, simplemente resaltar de una forma más amena. Por ejemplo, si bien son efectivas, estas promociones pueden distraer bastante. Respeta el momento del usuario, dale tiempo para aceptar tu contenido y solo entonces haz tu oferta.

De igual forma, puedes hacer una recomendación en la propia llamada a la acción, con acceso al enlace y todo. Así, el usuario descubrirá una nueva página en tu sitio web y ampliará su interés, lo que confirma su adhesión.

Uno de los errores más comunes aquí es no respetar el nivel en el que se encuentra actualmente tu cliente en esa página.

Acércate a los usuarios

Incluso con todo el esfuerzo del mundo, sucede que uno u otro usuario decide abandonar tu sitio. En lugar de abrazar el tablero perdedor, intenta un nuevo movimiento.

Desde hace algún tiempo existen algunas tecnologías de seguimiento donde se puede mostrar un mensaje dirigido al usuario que está a punto de cerrar el sitio. La técnica ha demostrado ser efectiva y ya ha ampliado su formato.

Por ejemplo, la configuración de pedir al usuario su dirección de correo electrónico u otra forma de contacto, o incluso mostrar un descuento muy interesante en los momentos finales.

Estas son formas relevantes de captar y acercarse a los usuarios para eventualmente convertirlos en clientes.

Además, puedes utilizar chat online e invitaciones proactivas para llamar la atención de los usuarios.

Acércate a quienes ya son cercanos

No enfrente la batalla del compromiso como una victoria. Los usuarios comprometidos todavía necesitan incitarlos a tomar medidas. Al final, aquellos a quienes les gusta tu contenido también pueden irse sin comprar nada y eso sigue siendo malo en términos de conversiones y tasa de rebote.

Por lo tanto, conoce a estos usuarios para poder ofrecerles exactamente lo que necesitan. Hay algunas páginas disponibles en las que puede mostrar a los visitantes ofertas ya personalizadas en función de sus búsquedas, el tráfico y las páginas visitadas.

Una de las mejores maneras de hacer este enfoque es trabajar seriamente en SEO

¿Listo para optimizar tu página y disminuir la tasa de rebote?

La tasa de rebote y el CTR hablan de la aceptación de tu sitio web por parte de la audiencia.

En términos de porcentaje, un visitante que no explora más allá de la página de inicio (o que ha saltado en paracaídas) indica rechazo o falta de compromiso con tu sitio. Cualquiera que sea la causa o cómo interprete la situación, puede interferir directamente con tu negocio y la clasificación de tu sitio web.

Por lo tanto, optimizar e invertir en mejoras sustanciales para tu sitio puede reducir drásticamente la temida tasa de rebote.

Página de inicio Blog Marketing Tasa de rebote: qué es y por qué es importante
También les gustará ...
Comience a utilizar JivoChat
¿Le gustó lo que leyó?
¡Regístrese y pruebe JivoChat usted mismo!
Es gratis y solo le tomará unos segundos instalarlo